sábado, noviembre 11, 2006

Soledad





En ti estás todo, mar, y sin embargo,
¡qué sin ti estás, qué solo,
qué lejos, siempre, de ti mismo!



J.R.J.

1 comentario:

Golden Dragon dijo...

Vaya, esta entrada me trae recuerdos. Yo creo que el único remedio para la soledad es la amistad, una buena amistad.