viernes, noviembre 24, 2006

CABIZBAJOS


.


.
.
.
.
¡Qué tristes las aceras,
qué triste la cadencia de mis pasos,
qué triste mi tristeza!
Si tan sólo pudiera
alzar mis ojos hasta un cielo raso,
si tan sólo quisiera...
.
.
.
.
.

3 comentarios:

gaia56 dijo...

... ¡Qué triste el frío asfalto
de tus ojos metálicos!.
Si tan sólo pudieras sentir
en rojo mis apasionados besos
en tus labios,
si tan sólo quisieras...


Perdón por seguir tu poema, pero es que aprece me invitaba.

Esther dijo...

¡¡Genial!! ¡¡Me ha encantado!!
Gracias.

Anónimo dijo...

¡Hola, Esther! ¿Qué tal?

Como ya te he dicho, me encantan tus poesías, sobre todo esta.

He hecho un nuevo blog de poesía que no tiene nada que ver con la naturaleza. Te paso la dirección: lagopoetico.blogspot.com

Espero que te guste

¡Nos vemos!